Había un puente


Carretera hacía Gondar
Foto: Pilar Vidal Clavería
agosto 2008

Comentarios

  1. Menos mal que habia gente cerca, irian al
    mercado agricola, vaya susto. Gondar como
    alguna ciudad de Etiopia tiene muchas leyendas,
    algunas increibles.
    Bon dia Pilar,

    ResponderEliminar
  2. Gente, y mucha, había a ambos lados del puente y por suerte nadie se lastimó. Hicimos un divertido intercambio de vehículos y continuamos viaje hacía Gondar.

    Un abrazo Maria Dolors

    ResponderEliminar
  3. Por Dios!
    Afortunados todos...

    ;)

    Una entrada diferente la de hoy, Pilar! Cuando nos quedamos sin puentes en esta vida, siempre siempre ocurre algo...

    ABRAZOS MILES.

    ResponderEliminar
  4. Memoria de los puentes de la tierra...

    Abraçades antigues com és Àfrica

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué susto!
    Hace unos años- no estaba la autovía de Madrid a Zaragoza- vi un accidente de ese tipo.
    Unos de los nuestros era médico cirujano. Bajó del coche corriendo hacia el camionero que ,estaba sentado, al lado del camión fumando un puro tan tranquilo. El médico le cogió por la manga y le arrastró lejos del camión. Le pegó dos buenas tortas hasta que el camionero reaccionó.
    No se acordaba del accidente y estaba sentado, con el puro encendido, encima del gasoil que caía del camión.
    El gasoil no arde, le dijimos. Al ratito el camión empezó a quemarse. Lo que pudo llorar aquel hombre abrazado a nuestro amigo y apestando a gasoil.

    Si no os paso nada, felicidades.
    Cuesta olvidar ¿verdad?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sí Maritza, un puente es mucho más que el artílugio arquitectónico que nos permite pasar de un lugar a otro.

    El puente para mi representa también el vínculo, la relación que establecemos con el otro y que en ocasiones su pérdida nos supone el inicio del camino del duelo.

    Gracias por tus palabras y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Tu comentario me ha llevado a la película Memorias de África....

    Una abraçada Enric

    ResponderEliminar
  8. Cuando llegamos nosotros el accidente ya había pasado y por suerte no había ninguna persona herida.

    Atravesamos el puente andando y llevando las mochilas. Los coches detenidos a ambos lados del puente, intercambiaban sus pasajeros, invertían el sentido de marcha y retornaban a sus lugares de procedencia permitiendo que la gente llegara a sus destinos. De esa forma un coche que venía de Gondar nos llevó a la ciudad.

    Un abrazo Luna

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares